Aplicaciones de las ondas electromagnéticas en productos alimenticios

Ondas electromagnéticas


Las altas frecuencias tienen un gran potencial dentro de la tecnología de alimentos, tanto en el ámbito doméstico como en el industrial. En el ámbito doméstico, el horno microondas es un equipo conocido que hoy en día se ha convertido en un elemento importante en las cocinas del mundo desarrollado. En el caso de la industria alimentaria,el uso de las microondas y radiofrecuencias es todavía escaso debido a la necesidad de equipos y personal especializado.
La falta de aplicación de esta tecnología viene relacionada con la falta de conocimiento de lo que es un calentamiento por altas frecuencias y el desconocimiento de los factores críticos que determinarán la calidad de este calentamiento.

La luz, las microondas, los rayos X, las ondas de radio, etc., son ondas electromagnéticas que se distinguen entre sí por su longitud de onda. Se entiende por altas frecuencias las ondas electromagnéticas que van desde 30 kHz a 30 GHz. Dentro de ellas se pueden encontrar: las radiofrecuencias, que corresponden a ondas entre 30 kHz a 300 MHz y las microondas, que corresponden a ondas entre 300 MHz y 30 GHz.

Las altas frecuencias en el mundo de la tecnología de alimentos son bien conocidas debido al uso del horno microondas doméstico, que hoy en día se ha convertido en un elemento importante en las cocinas del mundo desarrollado. En el ámbito industrial, la aplicación de las altas frecuencias se puede encontrar en una variedad de procesos (Rowley, 2001; Regier y Schubert, 2001), como: la vulcanización y fusión de plásticos, el secado de madera, tejidos y papel, el estudio de la estructura de la madera, etc. (Bucur, 2003), y dentro de la industria alimentaria, a más pequeña escala, para la descongelación, el secado, la pasteurización y la esterilización de productos frescos y elaborados (informe de la FDA, 2000).

En el ámbito doméstico, el horno microondas es utilizado para descongelar alimentos, calentar líquidos y recalentar productos ya cocinados (Brody, 2001), pero en pocas ocasiones para cocinar alimentos, por lo que no ha conseguido reemplazar al horno tradicional. En la industria alimentaria, el coste del equipo y la necesidad de tener personal cualificado para el mantenimiento y la utilización de los equipos hace que pocas empresas quieran invertir en estas tecnologías.

 


Tomado de la Fuente: https://www.raco.cat/index.php/TECA/rt/context/220700/0/16741?defineTerm=Aplicaciones%20de%20las%20ondas%20electromagn%C3%A9ticas%20en%20productos%20alimenticios

Bg: KAGP