Campos Electromagnéticos como cura a la artrosis en los adultos mayores

En España, luego de un reciente estudio a 90 adultos mayores, que rondan los 60 años de edad, quienes fueron diagnosticados con artrosis a la rodilla de grado II y III, de los cuales más del 75% de estos pacientes no pueden ser tratados con medicamento por la complejidad de dicha enfermedad, debido a esto se empezó investigaciones sobre las alternativas posibles, siendo el estudio de los campos magnéticos en beneficio de la medicina uno de éstas.

Los campos magnéticos en nuestro organismo producen efectos bioquímicos, celulares, tisulares (tejidos, en lesiones hace referencia a la piel) y sistémicos. Inicialmente produce desviación de las partículas con carga eléctrica en movimiento, produciendo corrientes inducidas, intra y extracelulares lo que genera un estímulo del metabolismo celular, con normalización del potencial de membrana alterado que favorece un estímulo directo del trofismo celular, que se manifiesta por el estímulo en la síntesis de la energía que requiere el organismo para su función a nivel celular beneficiando de esta manera la multiplicación celular, la síntesis proteica y la producción de prostaglandinas que le confiere un efecto antiinflamatorio.

Los buenos resultados obtenidos gracias a este tipo de terapia puede deberse a que los campos electromagnéticos pulsados influencian el comportamiento de la célula, lo cual induce cambios en el potencial de membrana celular, aumentando la oxigenación tisular, activándose la regeneración celular, otra razón para su uso es también porque aumenta el transporte de calcio que estimula la reparación y el crecimiento de cartílago y al mismo tiempo disminuye el dolor.

Es por esto que una forma más que viable en el tratamiento no solo de la artrosis de rodilla sino también en el tratamiento óseo en general, en donde los medicamentos ya no surten efecto.

Fuente: http://www.revistaespañoladeozonoterapia.es/index.php/reo/article/view/85 /   BG: JEMS