EL DAÑO DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

Actualmente las radiaciones solares o aquellas radiaciones que son emitidas por los aparatos electrónicos que hoy en día utilizamos, son algo difícil de evitar para la juventud actual.

El desarrollo de la tecnología ha ido en aumento en los últimos años, y los medios de comunicación provocan ondas electromagnéticas que dañan nuestros sistemas del cuerpo. Estas ondas pueden ser, ondas de radio, televisión, satélites, líneas de teléfono, etc.

Todas las personas estamos expuestas hacia las ondas de campo electromagnético, aunque aquella sea muy débil, las ondas se las puede encontrar hasta en el hogar y trabajo, especialmente donde se genera y transmite la electricidad.

En nuestro interior (organismo), se producen corrientes eléctricas muy diminutas, que son causa de las pequeñas reacciones químicas de las funciones que ejerce nuestro cuerpo, ya que los nervios de nuestro sistema transmiten señales de impulso eléctrico. Incluso el corazón que es uno de nuestros órganos más importantes realiza actividad eléctrica. Esto se puede comprobar cuando el medico realiza un electrocardiograma al paciente.

Cuando los campos eléctricos actúan sobre materiales conductores, en este caso nuestro mismo cuerpo ya que es un conducto, las onda va a lograr afectar a la distribución de las cargas eléctricas en la superficie provocando una corriente que atraviesa el organismo hasta el suelo.

Las radiaciones láser pueden concentrar la energía en una superficie muy pequeña. Los riesgos para la salud dependen de la longitud de onda de la radiación óptica, de la zona del cuerpo donde incida (piel u ojos), de la potencia del láser y del tiempo que dure la exposición.

Para evitar la exposición a las radiaciones electromagnéticas que influyen en las personas y en el medio ambiente, los países desarrollados han puesto límites a las radiaciones electromagnéticas, basados, principalmente, en las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante, organización oficialmente reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2014/09/22/buenavida/1411372758_682019.html

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003335.htm%20/

Bg: JMMR