La formación del capital humano para la motivación de los mandos y el desempeño

La  correcta y oportuna formación así como el entrenamiento  del personal es garantía de un trabajo bien hecho.

El éxito de las empresas con mayor rendimiento  que sobresalen es precisamente debido al grado de motivación y de compromiso de su Capital Humano.

La motivación es importante no solo en cuestiones de esfuerzo: hacer cosas que no nos gustan, para conseguir algo que nos gustará en un futuro aprobar bachillerato para hacer la carrera que quieres; aprobar la carrera que querías para tener el trabajo de tu vida, esforzarte en el trabajo de tu vida para comprar la casa de tus sueños.

Lo que nos ocurre a la mayoría de los seres humanos, es que cuando estamos resistiendo un sacrificio para conseguir una meta, es cuando nos acordamos de la motivación, porque pensamos que flaquea. Sin embargo, lo que ocurre en realidad, es que cambia de dirección.

Motivación extrínseca

La motivación extrínseca aparece cuando recibimos recompensas externas como podría ser: dinero, reconocimiento, un ascenso, el trabajo deseado, etc. Es decir, cuando nuestra motivación es provocada por las consecuencias que provocan en “otros” nuestras conductas.

Suele utilizarse frecuentemente en el aula, donde los educadores se basan en el refuerzo premios y el castigo para motivar a los alumnos en clase. La desventaja de la motivación extrínseca en el aprendizaje es que los alumnos únicamente hacen un esfuerzo con el objetivo de conseguir los “incentivos”. Y si sienten que no van a recibir ningún premio, pierden el interés por completar sus tareas.

Motivación Intrínseca

La motivación intrínseca se produce cuando las recompensas que conseguimos son internas y personales: Satisfacción personal, valía, autoestima,  Es decir, cuando nuestra motivación es provocada por las consecuencias internas de nuestra propia conducta.

La motivación intrínseca no se usa tanto en el aula como la motivación extrínseca. Y aunque hayamos visto que muchos niños pierden el interés en la tarea si no consiguen un premio material, hay muchos otros que tienen gusto por el aprendizaje.

Motivación intrínseca en el trabajo: La motivación intrínseca en el entorno laboral, se produce cuando la profesión que se desempeña es vocacional. Está relacionada con lo que un trabajador puede, o no, conseguir internamente. Mejorar en la actividad que realiza, crecer en ese ámbito, aprender.

La motivación extrínseca y la motivación intrínseca son muy diferentes entre sí, nuestro deber es complementar y combinar ambas de tal manera que realicemos y consigamos nuestros objetivos de la manera más productiva y provechosa posible.

La motivación trascendente

Se relaciona con el largo plazo, pues es un estilo que nos hace movilizarnos en un horizonte largo, nos hace recorrer caminos para abordar la vida y el trabajo desde la generosidad, la confianza, la actitud de servicio y nos hace conquistadores de grandes proyectos. Con todo, esta motivación especialmente debe venir impulsada por el líder. Si este no está implicado en fomentar este tipo de motivación es más difícil llevarla a cabo en un equipo.

Blog: AFTP, JMMR, VGVV.