MOTORES DE INDUCCIÓN

 

Un motor de inducción funciona a base de inducción electromagnética, el campo magnético del rotor es intenso, el motor de inducción puede ponerse en marcha por si solo y producir suficientes vueltas en el rotor sin anillos deslizantes. La única potencia que alimenta al rotor es producida por la inducción electromagnética del estator.

En el motor de inducción, la parte estacionaria recibe el nombre de estator y la parte rotatoria de rotor. Muchas veces en un motor de inducción es muy difícil llegar a contar con los polos. El rotor que más se usa en los motores de inducción es el llamado rotor de jaula de ardilla, que consta de un núcleo de hierro laminado y ranurado, en estas ranuras se colocan conductores sólidos de cobre a presión.

Cuando se aplica potencia al estator del motor de inducción, se origina un campo magnético rotatorio. Al empezar la rotación del campo magnético, las líneas de flujo cortan las espiras en corto circuito, las cuales están incrustadas alrededor de la superficie cilíndrica del rotor de jaula de ardilla y genera voltaje en ella por inducción electromagnética. Entonces las corrientes circulantes en el rotor producen sus propios campos magnéticos intensos. Estos cambios de flujo producen sus propios polos, que serán atraídos al campo rotatorio, así pues, el rotor gira siguiendo el campo magnético principal.

Además, estos motores son capaces de mantener su velocidad constante, siempre y cuando no se exceda la carga nominal del motor, además que su rotor no requiere de mantenimiento como los motores devanados y se pueden usar desde conexiones con una sola fase hasta tres fases, se emplean en:

  • Ventiladores
  • Bombas centrifugas
  • Bombas de combustible
  • Compresores, etc.

Se los utilizan debido a que desde el arranque casi obtienen su velocidad nominal y son muy eficientes durante su operación.

Fuente: https://feriadelasciencias.unam.mx/anteriores/feria17/56.pdf

Bg: AFTP